La funcionalidad de pagos móviles permite a los usuarios guardar su forma de pago preferida y utilizarla durante su compra en la tienda o al pagar el combustible directamente en el surtidor. No es fácil sacar algo positivo de la pandemia de COVID-19. No obstante, una de las características globales que se ha comprobado es el deseo de los clientes de utilizar métodos de pago sin contacto siempre que sea posible.

Es por ello, por ejemplo, que las gasolineras deben poder aceptar pagos móviles como parte de su transformación. Los pagos móviles pueden reducir tiempos y permiten a los clientes pagar directamente desde una aplicación sin la necesidad de entrar a la tienda. La aparición de la COVID-19 significa que los pagos móviles se adoptarán más rápido de lo planeado en la mayoría de las estaciones de servicio. Es especialmente evidente en las empresas más maduras del mercado, donde las estaciones que ya ofrecían pagos móviles experimentaron una disminución dos veces menor en las ventas durante la pandemia en comparación con las gasolineras sin facilidades de pago móvil. En otras palabras, la popularidad de las aplicaciones de pago está aumentando significativamente entre los clientes finales.
Fidelización estaciones servicio

Miremos el caso de las estaciones de servicio y la aplicación de los diferentes modelos de pago:

Existen diferentes tipos de pagos móviles en las gasolineras. Hay que tener en cuenta tres casos de uso en el momento de implementar pagos móviles en sus estaciones de servicio: prepago para combustible, pospago para combustible y pedidos anticipados de productos que no son combustible. En escenarios de prepago, los clientes pagan por adelantado (los fondos se bloquean en la cuenta de su aplicación). Es decir, cuando un cliente selecciona su combustible y método de pago (MoP), el importe se bloquea instantáneamente. En escenarios de pospago, los clientes pagan después de repostar en función de la cantidad de combustible. Solicitar productos  que no sean combustibles, es muy similar al escenario de prepago, pero es más avanzado, ya que involucra procesos como la gestión de stock y la gestión de pedidos.

Escenario prepago

El elemento principal que distingue a los pagos móviles de prepago del modelo pospago, es el hecho de que cada transacción/cesta se crea en una aplicación móvil. El cliente genera la transacción eligiendo el tipo de combustible y el método de pago directamente desde la aplicación móvil antes de repostar. Por lo tanto, la transacción no se crea en el surtidor (como en el modelo de pospago).

El importe se bloquea inmediatamente en la cuenta del cliente. Permite a las gasolineras protegerse contra el robo de combustible y supone una medida de seguridad adicional para detener el fraude de combustible. Permite también como otra medida más de seguridad disponible en el proceso de prepago, verificar si la cantidad declarada de combustible repostado es la misma que la cantidad real.

PROSCONTRAS
Medidas de seguridad adicionales para los distribuidores de combustible para evitar el robo (bloqueo de fondos y verificación de cantidades de combustible)Más avanzado (en comparación con el pospago)
Mayor nivel de seguridad para los clientes (sin interacción con el surtidor)Sin opción de venta cruzada o up-sell
Recomendado para: estaciones sin tiendas
Inversión requerida: €€


Escenario de pospago

Simple, rápido y transparente: características que describen muy bien este modelo desde diferentes perspectivas. El escenario de pospago está diseñado para las estaciones de servicio que desean introducir pagos móviles con relativa rapidez en comparación con otros modelos. Además, es perfecto para todas las empresas que desean innovar rápidamente con un coste relativamente bajo. Es mucho más sencillo de implementar que el prepago, sin controles sobre el volumen de combustible o fondos bloqueados. Es similar desde la perspectiva de la experiencia del cliente. No es necesario elegir un surtidor o tipo de combustible antes de repostar. El cliente simplemente se detiene en el surtidor, reposta y luego comienza a interactuar con la aplicación móvil. Todo lo que necesitan hacer es seleccionar el número de surtidor (también se pueden usar códigos QR o beacons) y pagar. Este modelo también es adecuado para estaciones de servicio que buscan soluciones para acelerar el proceso de pago, especialmente en situaciones de atascos durante las horas punta (por ejemplo, a primera hora de la mañana cuando la gente va a trabajar) o en temporadas específicas (como verano, en temporada alta, etc).

PROSCONTRAS
Simple, rápido y transparente para los clientes (repostar, pago & go)Sin opción de venta cruzada o up-sell
El modelo más fácil de implementar
Mayor nivel de seguridad para los clientes (sin interacción con la el surtidor)
Recomendado para: estaciones sin tiendas pero con mucho tráfico
Inversión requerida: €


Al pensar en implementar cualquier tipo de sistema de pago móvil, es muy importante considerar la naturaleza del mercado.

Suscríbase a nuestra newsletter para descubrir las últimas tendencias en customer experience y fidelización o contáctenos para saber cómo podemos ayudarle en su negocio.

¿Interesado en conocer más?

Cuéntenos sus necesidades de negocio. Estamos a su disposición.